Liderazgos en tiempos de pandemia

¿Qué liderazgos emergen de la crisis que vivimos? ¿Cuáles necesitaremos en  un futuro cercano?  ¿Para hacer qué?

De pronto una nota disparadora de Forbes que circula por las redes en estos días sobre líderes políticas mujeres que están gestionado esta pandemia surge como impulso para reflexionar nuevamente sobre el tema del liderazgo. De  lo mucho que se ha escrito y publicado sobre el arte del liderazgo, quedan algunas enseñanzas y pocas certezas… Los aportes de diferentes estudiosas y estudiosos sobre el tema aseguran que, para liderar las nuevas olas de globalización, velocidad, turbulencia, incertidumbre, hacen falta determinados talentos basados en la comunicación, flexibilidad, apertura emocional, resiliencia, capacidad para crear, mantener tensiones creativas, intuición para construir equipos innovadores y diversos, tomarse un tiempo para escuchar ideas, capacidad de imaginar visiones de escenarios cambiantes.

Mirando un poco más allá del día a día sobre cómo están ejerciendo el liderazgo los y las políticas en los tiempos de crisis que atravesamos podemos ver diferentes ejemplos y desde la perspectiva de género, comenzar a delinear algunas características.

Ángela Merkel, líder indiscutida desde hace tiempo; Jacinda Arden, Primera Ministra de Nueva Zelanda, reconocida desde que tuvo su bebé a poco de asumir su cargo, reivindica la diversidad y ahora enfrenta esta crisis con decisión; las líderes nórdicas gobernando en países que desde hace ya muchos años llevan la delantera en temas de desarrollo humano y equidad de género y cuentan con estructuras sociales y políticas que permiten e incentivan que las mujeres lideren procesos de cambio.

Nuevamente la pregunta es si existe un modelo diferente de liderar en las mujeres y si esto puede resultar beneficioso para los países y las sociedades en general. Esto nos hace caer en lógicas binarias y muy reduccionistas…

Las reflexiones que escribo surgen de un trabajo colectivo que sí las mujeres podemos y sabemos hacer muy bien. Surgió espontáneamente de uno de los grupos de mujeres de Whatsapp que integro y aquí se las dejo como aporte:

¿Reforzar los estereotipos clásicos de la femeneidad contribuye al logro de sociedades más justas y equitativas sobre todo en tiempos de crisis?, se pregunta Mabel Burin ¿O bien sería mejor preguntarse cuáles son los recursos de poder con que cuentan las mujeres?

Tema inmenso el del poder que trae Burín y además agrega la resiliencia, señalando que dicha capacidad suele destacarse entre los recursos con que cuentan las mujeres que ocupan posiciones de poder y de autoridad. ¿A qué clase de resiliencia nos referimos? Se pregunta y afirma que prefiere asociar la resiliencia de las líderes citadas, como parte de un colectivo, no como personas luchando cada una según sus propias fortalezas contra un enemigo, sino como parte de un conjunto que ha de luchar potenciándose entre sí ante condiciones adversas.

Por otra parte, no debemos olvidar que los liderazgos no se ejercen en el vacío: el entorno, el medio, la cultura, los recursos, influyen y mucho.

Sobre esto, reflexiona Mercedes López, preguntándose ¿cómo han construido poder estas mujeres y en qué sociedades lo están ejerciendo? ¿De dónde surgieron estas líderes?’ ¿Qué condiciones socio históricas, hacen posible que ejerzan una forma diferente de liderar y además adecuada para estos tiempos de crisis? Finalmente me pregunto, ¿Por qué en América Latina no tenemos este tipo de liderazgos?

Otro de los temas que surge del diálogo,  es el que plantea Solange Grandjean, quien se pregunta si el talento o parte del éxito de las líderes reside en la forma diferente de comunicar. Frente a modelos mundiales de autoritarismo (caso extremo el del dictador de Turkmenistán quien prohibió la palabra “coronavirus” y detiene a las personas que usan barbijos) o el paternalismo latinoamericano (un padre que es la ley, siempre es hombre quien la ejerce aunque la palabra sea femenina, que nos dice por nuestro bien lo que tenemos que hacer), las mujeres aportan un nuevo estilo ante esta inédita realidad.

Tenemos pocas certezas en los tiempos actuales, pero de algo estoy segura: necesitaremos más liderazgos colectivos y  el apoyo de redes sólidas y solidarias para cuando pase la pandemia. Requeriremos menos liderazgos “heroicos” o mesiánicos y más reales, integradores y cercanos a nuestras vidas: de mujeres que corren, porque tienen múltiples roles, pero que también tienen capacidades y conocimientos para ejercer el poder y la autoridad. Mujeres reales que logren, con el apoyo de otras mujeres y varones , derribar los estereotipos vigentes y adueñarse de roles de liderazgo.

¡Creo firmemente en el empoderamiento colectivo que posibilitará que surjan nuevos liderazgos!

 

 

Dra. Lidia Heller: socia fundadora de redWIM – Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe en Gestión de Organizaciones.

 

 

Compartir esta publicación: