ONU: 24 consejos para programas con Diversidad Cultural

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés) ha elaborado una pequeña guía para el trabajo interno y que contiene 24 consejos para la elaboración de programas que tengan en cuenta la diversidad cultural. http://www.servindi.org/actualidad/642El folleto se basa en las investigaciones llevadas a cabo por el UNFPA y por su sencillez, brevedad e importancia la reproducimos para nuestros lectores.

1. Invierta tiempo en conocer la cultura en que usted está desempeñando sus funciones.

Comprender cómo los valores, las prácticas y las convicciones afectan al comportamiento humano es fundamental para elaborar programas eficaces. En ninguna otra parte es más importante esta comprensión que en el campo de las relaciones de poder entre los hombres y las mujeres y sus efectos sobre la salud reproductiva y los derechos reproductivos.

2. Escuche lo que la comunidad tiene que decir

Antes de elaborar un proyecto, averigue qué esperan lograr los miembros de la comunidad. Solicitar sus opiniones sobre diferentes aspectos de un proyecto, desde la estrategia general hasta mensajes concretos de promoción, puede fomentar la aceptación local y crear un sentido de pertenencia con el proyecto.

3. Demuestre respeto

Esfuércese por mostrar que usted entiende y respeta los papeles y las funciones de los líderes y grupos comunitarios, y evite las actitudes o formulaciones que puedan percibirse como paternalistas.

4. Sea paciente

Tal vez sea necesario dialogar mucho y fomentar la toma de conciencia para persuadir a los demás para que acepten nuevas formas de pensamiento, especialmente las que ponen en entredicho las convicciones estrechamente vinculadas a la identidad individual y social. Dedique todo el tiempo que sea necesario a aclarar las cuestiones y abordar cualesquiera dudas. Si no se resuelven las dudas, es posible que vuelvan a surgir más tarde y afecten el progreso.

5. Logre el apoyo de las estructuras de poder a escala local

Convencer a los que ejercen el poder en una comunidad, trátese de organizaciones no gubernamentales (ONG), grupos de mujeres, líderes religiosos o ancianos, puede ser un primer paso fundamental para ganarse la aceptación a nivel de las comunidades. Asegúrese de que su primer encuentro transmita un mensaje positivo.

6. Fomente la inclusión

La mejor manera de disipar la desconfianza es mediante un proceso transparente de consultas y negociaciones con todas las partes.

7. Proporcione evidencias sólidas

Utilizando datos basados en evidencias, muestre lo que pueden lograr las intervenciones programáticas, como salvar la vida de mujeres. Además de la promoción, esa información puede utilizarse para aclarar concepciones erróneas y obtener apoyo de los encargados de formular las políticas y de aquellos que hacen parte de las estructuras de poder local, incluidos los lideres religiosos. La credibilidad de las pruebas es particularmente importante cuando las cuestiones que se debaten son controvertidas.

8. Confie en la objetividad de la ciencia

Abordar las cuestiones que tengan en cuenta la diversidad cultural en el contexto de la salud reproductiva puede ayudar a calmar las tensiones que pueden estar asociadas con ellas. Una perspectiva técnica o científica puede facilitar los debates y la aceptación de esas cuestiones.

9. Evite emitir juicios de valor

No emita juicios sobre el comportamiento o las convicciones de la gente. En lugar de ello, ponga a un lado sus propios valores cuando esté estudiando los pensamientos y sueños de otras personas, y la forma que consideran mejor para lograrlos.

10. Mida sus expresiones

Sea cuidadoso en el uso de palabras o conceptos que puedan ofender. La expresión “planificación de la familia” puede tener connotaciones negativas en algunas sociedades. En lugar de ello, enmarque las cuestiones en el contexto más general de la salud reproductiva y el mejoramiento de la salud de las familias.

11. Trabaje con aliados locales

Confíe en asociados locales que tengan la legitimidad y la capacidad de influir en la comunidad y movilizarla. Esos asociados tienen la ventaja añadida de saber qué resulta más aceptable para la población local. La importancia de los grupos de mujeres no debe ser subestimada.

12. Asuma el papel de facilitador

No suponga que tiene todas las respuestas. renuncie al control y escuche a otras personas cuando expresen sus puntos de vista, compartan su experiencia y formen sus propias ideas y planes. En un entorno cargado de diferencias étnicas y religiosas, asumir el papel de facilitador envía un mensaje de neutralidad.

13. Cumpla sus promesas

hacer lo que dice que hará es una forma poderosa de fomentar la confianza.

14. Conozca a sus adversarios

Comprender la forma de pensar de quienes se oponen a sus puntos de vista puede ser la clave para el éxito de las negociaciones. Analice la forma de razonar en que basan sus argumentos y dispóngase a entablar un diálogo permanente y constructivo.

15. Encuentre un terreno común

Incluso en el seno de instituciones aparentemente monolíticas hay diferentes escuelas de pensamiento. Busque los campos de interés común -la reducción de la mortalidad materna e infantil, por ejemplo- que pueden proporcionar puntos de entrada para trabajar con asociados no tradicionales.

16. Destaque lo positivo

Cuando aborde las prácticas tradicionales perjudiciales, destaque que en todas las sociedad existen prácticas perjudiciales y prácticas positivas. De esta manera se pueden reducir las tensiones en torno a cuestiones especialmente espinosas, como la mutilación genital femenina.

17. Utilice la promoción para producir cambios

Las medidas jurídicad por sí solas no son suficientes por lo general para producir cambios. Aunque esencial, la legislación debe ser apoyada por una amplia campaña de promoción, en que participen personalidades que influyen en la opinión pública y estructuras de poder a escala local. Las campañas de promoción bien planificadas son particularmente importantes cuando los objetivos de los proyectos puedan provocar controversias religiosas o culturales.

18. Cree oportunidades para la mujer

Brinde a las mujeres la oportunidad de demostrar su capacidad mediante diversos programas de desarrollo. Esto puede contribuir a debilitar las falsas creencias basadas en aspectos culturales acerca de los estereotipos de género.

19. Fomente la capacidad de la comunidad

Refuerce el sentido de identificación con los proyectos y garantice la sostenibilidad mediante el fortalecimiento de las habilidades de los miembros de la comunidad, incluidos los proveedores de servicios de salud y los grupos de pares que actúan como educadores.

20. Difunda su mensaje por conducto de la cultura popular

En muchas partes del mundo, la música y la danza son expresiones culturales de gran popularidad. Utilícelas para comunicar nuevas ideas, y asegúrese de incluir a los jóvenes en el proceso creativo.

21. Deje que las personas hagan lo mejor que hacen

A menudo, una función apropiada de los líderes tradicionales o religiosos consiste en movilizar a las comunidades o ayudar a modificar la opinión pública. Busque su participación en esos campos, mientras que los aspectos técnicos de los programas de salud reproductivas se reservan para los trabajadores de la salud.

22. Cultive las asociaciones

Para cultivar las relaciones se necesita una inversión de energía, paciencia y tiempo. No permita que desaparezcan sólo porque un proyecto ha terminado. Mantener las asociaciones más allá de un ciclo de programación permite que se fortalezca la confianza y maduren las relaciones, con lo que aumentan las posibilidades de obtener resultados positivos a largo plazo.

23. Celebre los logros

Señalar los logros a la atención de los demás y dar a conocer los resultados satisfactorios puede crear un sentimiento de orgullo y fortalecer la participación de las comunidades.

24. Nunca se desaliente

Lograr cambiar las actitudes y los comportamientos puede ser un proceso lento y desesperante, especialmente en sociedades cerradas. No espere lograrlo todo de una vez. Incluso los pequeños cambios son importantes y pueden perdurar más a largo plazo.

Compartir esta publicación: