Una ambientalista es la primera mujer en llegar a la presidencia de Eslovaquia

Zuzana Caputova, abogada y activista ambiental cuya campaña contra un basurero tóxico le ganó el apodo de la «Erin Brockovich de Eslovaquia», fue elegida la primera mujer presidenta del país el sábado.

Fuente: http://www.lr21.com.uy/ecologia/1396556-zuzana-caputova-presidenta-eslovaquia-ambientalista

Zuzana Caputova ganó el prestigioso premio Goldman Environmental por su lucha de 14 años contra un basurero tóxico que se declaró ilegal en 2013. La ahora presidenta de Eslovaquia dijo que la batalla le enseñó cómo funcionaban y cómo podían manipularse las instituciones, cómo resistir los ataques personales y que la sociedad podía mejorar, según publicó el New York Times.

“Soy optimista. Alguien que cree y espera que el cambio sea posible”, añadió.

El cambio positivo fue el foco de la campaña de Caputova. Hizo promesas para promover más civismo en la función pública y luchar contra la corrupción. Su victoria es vista como un contrapeso a los movimientos populistas, nacionalistas y racistas que han ganado las elecciones recientemente en Europa central.

“Estoy feliz no solo por el resultado, sino principalmente porque es posible no sucumbir al populismo, decir la verdad, aumentar el interés sin un vocabulario agresivo”, dijo durante su discurso de aceptación, según Reuters.

Aplastante victoria

La presidenta electa ganó el 58.3% de los votos y venció al derechista Maros Sefcovic, que contó con el apoyo del gobernante partido SMER. Sefcovic recibió el 41.7% de los sufragios.

Su victoria se produce en medio de la creciente frustración con la corrupción en Eslovaquia. Caputova dijo que estaba motivada las muertes del periodista Jan Kuciak y su novia Martina Kusnirova, que fueron asesinados por un sicario debido a las investigaciones sobre la corrupción gubernamental que estaba desarrollando Kuciak; estas comprometían a importantes políticos y otras figuras de la función pública, según el NYT. Los asesinatos provocaron las protestas más grandes que Eslovaquia ha visto desde la Revolución de Terciopelo cuando Checoslovaquia -que luego se dividió en Eslovaquia y República Checa- se liberó del gobierno comunista. Las protestas obligaron al líder de SMER, Robert Fico, a renunciar como primer ministro el año pasado.

Caputova participó en las protestas y se inmiscuyó en las luchas sociales incluso desde su lucha contra el basurero: también logró movilizar a decenas de miles de personas en numerosas protestas en todo el país.

La ciudad natal de Caputova, Pezinok, un lugar con una importante historia vitivinícola, había sufrido la presencia de un basurero de desechos tóxicos desde la década de 1960. Fue construido a unos pocos cientos de metros de un área residencial sin medidas de seguridad para evitar que las toxinas se filtren en el suelo. Los residentes pagaron el precio en tasas elevadas de cáncer, enfermedades respiratorias y alergias, pero, cuando el antiguo basurero alcanzó su capacidad, un desarrollador hizo planes para construir un segundo sin dar voz a la comunidad. Fue entonces cuando Caputova intervino.

Caputova ganó esa lucha en 2013 cuando la Corte Suprema de Eslovaquia declaró ilegal el nuevo vertedero.

Compartir esta publicación: