English version

100 celebraciones después. ¿Cuánto falta para celebrar la paridad en América Latina?

Este año 2011, cuando se cumple un siglo de las primeras celebraciones del Día de la Mujer en el mundo, trajo otra buena noticia para la inclusión de las latinoamericanas en los espacios de decisión política. Dilma Rousseff tomó posesión el 1 de enero de la Presidencia de Brasil (el país más grande de la región), tras ganar las elecciones en segunda vuelta con el 56 por ciento de los votos. Con su llegada se ha producido una situación inédita: tres mujeres gobiernan simultáneamente en la región. Además de Rousseff, lo hacen Cristina Fernández en Argentina y Laura Chinchilla en Costa Rica.

También se elevó el promedio regional de ministras respecto de 2010 que ha pasado de 23 a 26 y en cuatro países (Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Nicaragua) existen gabinetes paritarios. Asimismo, en los últimos años Bolivia,Costa Rica, Ecuador han realizado una serie de modificaciones integrales en sus normativas constitucionales y/o legales apostando –entre otras medidas– por una composición paritaria (entre 40 a 60 por ciento de hombres o mujeres) en sus listas de candidatos a cargos de elección popular. Estas cifras y medidas reflejan el impulso que la igualdad de género está cobrando en la agenda pública de algunos países.

Una mirada a las elecciones parlamentarias: ¿cifras estancadas?

Pero no en todos los niveles ni en todos los países hay mejoras sustantivas que los encaminen hacia la ansiada meta de la participación paritaria de hombres y mujeres en el gobierno. En el caso del Parlamento, aunque el promedio de senadoras se elevó de 18 a 20 por ciento respecto del año pasado, el promedio de diputadas se ha mantenido en un 20 por ciento. Ambas cifras están aún bastante lejanas de una participación equilibrada para ambos sexos, lo que también sucede en varios países cuyos porcentajes nacionales se detallan a continuación.

País Ministerios Cámara Baja/Única Cámara Alta
% ministras % diputadas % senadoras
Argentina 18.8 38.5 35.2
Bolivia 40.0 25.4 47.2
Brasil 25.0 8.6 16
Chile 28.6 14.2 3.2
Colombia 30.8 12.7 5.7
Costa Rica 40.0 38.6 NA
Ecuador 44.4 32.3 NA
El Salvador 26.7 19 NA
Guatemala 0.0 12 NA
Honduras 33.3 18 NA
México 10.5 26.2 9.5
Nicaragua 54.5 20.7 NA
Panamá 25.0 8.5 NA
Paraguay 18.2 12.5 5.6
Perú 16.7 27.5 NA
República Dominicana 10.0 20.8 9.4
Uruguay 14.3 15.2 2.9
Venezuela 25.9 17 NA
Promedio 26.1 20.2 20.3

Asimismo, entre 2009 y 2010 doce países tuvieron elecciones parlamentarias, sin embargo, en varios casos estas no significaron mejoras en los niveles de presencia de las mujeres en los congresos renovados, en los que se ha mantenido una preocupante sub-representación. En Cámara Baja Brasil es un ejemplo emblemático pues pese a haber elegido a su primera presidenta, el porcentaje de mujeres ha pasado de 9% (en 2006) a 8.6%. Otro caso es Chile, país donde hubo una Presidenta en el período anterior pero el porcentaje de mujeres ha pasado de 15% (en 2005) a 14.2%. Venezuela también ha registrado un descenso de mujeres diputadas, pasando de 18.6% (en 2005) a 17% al igual que Honduras que pasó de 23.4% (2005) a 18%.

Otros países, pese a haber experimentado ligeras mejorías, mantienen una representación femenina escasa que dificulta las posibilidades de transformaciones de género al interior de estas instancias. Tal es el caso de Colombia que pasó en Cámara Baja de 8.4% en 2006 a 12.7% en la actualidad. Y, en Cámara Alta, el de República Dominicana (que tuvo un 3.1% de electas en 2006 y ahora tiene un 9.4%), el de Brasil (que tuvo en un 12.3% en 2006 y en la actualidad cuenta con 16%) y el de Chile (que ha pasado de 5.3% en 2005 a 13.2%). La otra cara de la moneda la constituye Bolivia donde en virtud de las reformas emprendidas para elevar la oferta electoral femenina a niveles paritarios se ha logrado que el porcentaje de mujeres en Cámara Baja pase de 16.9% (2005) a 25.4% y en la Alta de 3.7% a 47.2%.

Algunos desafíos en el ciclo electoral del 2011: déficits en la cobertura mediática

Durante este año Argentina, Perú, Guatemala y Nicaragua tendrán elecciones generales y parlamentarias. En los tres primeros hay mujeres postulando a la presidencia. En los dos primeros, que cuentan con cuotas legales legisladas, el porcentaje de electas en Cámara Baja es de 38.5% y 27% respectivamente. En los dos últimos, que no cuentan con dichas disposiciones, es de 12% y 20.7%. Diversas investigaciones han puesto de manifiesto los obstáculos sociales, culturales e institucionales que las mujeres deben enfrentar para lograr postular y llegar a ser elegidas.

Una reciente investigación de IDEA Internacional y ONU Mujeres realizada durante las últimas elecciones en Bolivia, Chile, Costa Rica, República Dominicana y Colombia (sobre una muestra de diarios e informativos) revela que a ellos se puede sumar una cobertura mediática inequitativa. Así sucedió en Colombia (donde fueron el 20% de las listas pero solo tuvieron un 4.9% de cobertura en televisión y no la tuvieron en radio), en República Dominicana (donde fueron el 35.2% de las listas, y tuvieron un 15.6% de cobertura en prensa, 23.4% en radio y 27.6% en televisión) o en Bolivia (donde fueron el 47.2% de candidatas para ambas cámaras pero en prensa tuvieron una cobertura de 27.2%, en televisión de 13.7% y en radio de 33.8%.)

¿Podrán las mujeres llegar a la paridad o mejorar su representación parlamentaria si están ausentes de las listas y/o además no pueden transmitir sus mensajes al electorado durante las campañas a través de los medios donde los ciudadanos se informan masivamente de política?

Link por el Día de la Mujer en el sitio web de IDEA Internacional – www.idea.int

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina