English version

Tomoe Gozen

Tomoe Gozen  (1157–1184) fue una de las pocas guerreras Samuráionna bugeisha en la historia de Japón, durante el período de las Guerras Gempei (1180–1185).
La palabra gozen no es un apellido, sino un título honorífico que se concedía mayormente a mujeres, aunque también a algunos hombres. Incluso antes de la aparición del legendario Samurai y la clase Bushi, los pueblos japoneses necesitaban ser protegidos de todo tipo de atacantes. Dado que los hombres del pueblo no estaban siempre alrededor (caza, pesca, viajando a Fuji-Q Highland) si se presentaba la necesidad, las mujeres tenían que ser capaces de defenderse a sí mismas y al pueblo.

La idea japonesa de lo que una mujer debe ser y cuál es el papel que debe ocupar en la sociedad no eran muy diferentes de muchas culturas de la época. Se esperaba que una mujer fuera obediente.

En las guerras, las armas más utilizadas por los hombres eran las espadas y las lanzas y estaban altamente entrenados con ellos. Las mujeres, en cambio, eran más propensas a ser entrenadas en el naginata (polo-brazo), kaiken (daga), y Tanto (cuchillo) para su uso en la batalla. Estas armas eran más fáciles de usar y ocultar en el caso de las hojas cortas.

Según El cantar de Heike: ‘Tomoe era especialmente hermosa, de piel blanca, pelo largo y bellas facciones. También era una excelente arquera, y como espadachina era una guerrera que valía por mil, dispuesta a confrontar un demonio o un dios, a caballo o a pie. Domaba caballos salvajes con gran habilidad; cabalgaba por peligrosas pendientes sin rasguño alguno. Cuando una batalla era inminente, Yoshinaka la enviaba como su primer capitán, equipada con una pesada armadura, una enorme espada y un poderoso arco; y ella era más valiente que cualquiera de sus otros guerreros.’

Se estima que Tomoe (nombre que significa Círculo perfecto) nació en torno al año 1157 en una familia de samuráis, por lo que, como era costumbre, todas las mujeres de su familia se entrenaron en el manejo de la naginata, lo cual era necesario para proteger el hogar.

Tomoe luchó durante las Guerras Gempei, un enfrentamiento entre los clanes TairaMinamoto que duró cinco años. En el año 1184 tomó Kioto tras ganar la Batalla de Kurikawa. Cuando finalmente el clan Minamoto venció, su esposo Minamoto no Yoshinaka fue acusado de conspiración por el shōgun KamakuraMinamoto no Yoritomo, lo que provocó que el Emperador lo declarara enemigo del Estado y lo mandara ejecutar. Según algunas fuentes, Tomoe moriría en la Batalla de Awazu en 1184, donde también moriría su marido. Sin embargo, El cantar de Heike asegura no sólo que Tomoe fue uno de los cinco Kiso que permanecieron con vida al final del duelo, sino que también explica que Tomoe no era esposa de Yoshinaka, sino sólo una asistente. Otras fuentes aseguran que Tomoe fue derrotada por Wada Yoshimori y se convirtió después en su esposa. convirtiéndose en monja tras la muerte de éste. Nunca se ha comprobado la autenticidad de la existencia de Tomoe, salvo lo escrito en Heike Monogatari. Aun así, la tumba de su asistente femenina Yamabuki Gozen sí se ha encontrado, y la mayoría de sucesos narrados en El cantar de Heike son considerados verdaderos por los historiadores.

Fueron entrenadas en el uso de armas para proteger su casa, familia y honor en tiempos de guerra. A pesar de su escaso número representan una importante e icónica presencia en el antiguo Japón. La Emperatriz Jingu, Nakano Takeko y Hojo Masako son las exponentes más características de este grupo.

Compartir esta publicación: