English version

¿Deben las pensiones compensar las desigualdades de género?

Por Mariano Bosch | Stephanie González | Álvaro Altamirano

Que las mujeres de América Latina y el Caribe reciben pensiones más bajas que los hombres no es una sorpresa a estas alturas. En realidad, los sistemas de pensiones son un espejo de lo que ocurre en el mercado laboral, en el que las mujeres tienen una presencia muy inferior a los hombres (con casos particularmente preocupantes, como los de El Salvador o Guatemala, donde más de la mitad de las mujeres permanecen ajenas al mercado laboral).

El problema no solo reside en la baja participación en el mercado de trabajo. También influye la menor regularidad de las trabajadoras con respecto a los hombres. La maternidad, por ejemplo, provoca interrupciones en la vida laboral de millones de mujeres en la región, lo que se traduce en una menor densidad de contribución. En Chile, por ejemplo, la Encuesta Longitudinal de Protección Social de 2015 refleja que las mujeres cotizaron alrededor de la mitad de su vida activa, mientras que los hombres lo hicieron el 73% de su etapa laboral. En Uruguay, en la encuesta homónima de 2013, las mujeres tuvieron una densidad de cotizaciones del 58% y los hombres de 83%.

Las persistentes brechas salariales también son determinantes. En América Latina y el Caribe, los hombres que tienen un trabajo formal reciben salarios que, en promedio, son un 14% superiores a los de sus pares mujeres. Esto también tiene un reflejo en los sistemas pensionales de la región, ya que el cálculo de las pensiones, o está ligado al salario de los últimos años laborales (en los sistemas de beneficio definido), o depende del ahorro previsional que los trabajadores realizan con base en su salario mensual (en el caso de los sistemas de contribución definida). En ambos casos, un menor salario implica, por supuesto, una pensión más baja.

Cómo equilibrar la balanza

Ante esta realidad, la pregunta relevante es si los sistemas de pensiones deberían tener mecanismos de compensación para las mujeres. Y, de ser así, cabría analizar cuáles son los instrumentos más efectivos para compensarlas en su retiro. Existen ejemplos de políticas que toman esta dirección. Por ejemplo, en varios países de la OCDE, el Estado realiza las contribuciones de las mujeres en periodos de baja por maternidad. Una iniciativa similar se está discutiendo en Chile, donde se ha planteado la posibilidad de que las mujeres tengan subsidios específicos para incrementar su pensión con la intención de corregir las brechas de género del mercado laboral.

El desarrollo de pensiones no contributivas en la mayoría de los países de la región ha hecho que millones de mujeres logren pensionarse con pocas o incluso con ninguna contribución. Ahora bien, ¿son suficientes los instrumentos de compensación ya existentes o la región debe seguir buscando nuevos mecanismos compensatorios? ¿Se resolvería este problema incorporando a más mujeres al mercado de trabajo? El debate sobre las pensiones en América Latina y el Caribe continúa.

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina