English version

Las empresas japonesas se enfrentan a una catástrofe demográfica. La solución es tratar mejor a las mujeres

A diferencia de un terremoto, un desastre demográfico no ataca sin previo aviso. La población de Japón es de 127 millones y se prevé una caída de 90 millones para el año 2050. Recientemente, en 1990, los japoneses en edad de trabajar superaban en número a los niños y a los ancianos de siete a tres veces. Para el año 2050 la proporción será de uno a uno. A medida que Japón envejece y se debilita, ¿donde encontrarán las  empresas a trabajadores? Para el presidente de una compañía, que meditó esta cuestión durante un desayuno laboriosamente preparado de arroz cocido al vapor, salmón a la parrilla, sopa y encurtidos artísticamente presentados, la respuesta es: la mitad del talento de Japón es femenino. Fuera de la cocina, los talentos son lamentablemente subempleados, como demuestran Sylvia Ann Hewlett y Sherbin Laura, del Centro para la Política de trabajo y la vida, un think-tank estadounidense, que presentó un nuevo estudio llamado “Off-Ramps and On-Ramps: Japan”.

Casi la mitad de los japoneses universitarios son mujeres, pero sólo el 67% de estas mujeres tienen puestos de trabajo, muchos de los cuales son a tiempo parcial o se refieren a servir el té.  Las mujeres japonesas graduadas abandonan el mundo laboral mucho más que las estadounidenses (74% a 31%) de forma voluntaria. Considerando que la mayoría de las mujeres occidentales que se toman un tiempo libre lo hacen para cuidar de los niños, en el caso de las mujeres japonesas la cuestión pasa por los empleadores que no los valoran. Un sorprendente 49% de mujeres de alto nivel educacional renuncian porque sienten que sus carreras se han estancado.

El lugar de trabajo japonés no es tan machista como solía ser. Las fotos de mujeres desnudas, omnipresente en los escritorios de asalariados en la década de 1990,  se han eliminado. La mayoría de las empresas tienen normas contra la discriminación sexual. Sin embargo, las mujeres profesionales quedan a menudo estancadas en trabajos sin posibilidad de crecimiento. Muchos jefes, antiguos, consideran que el papel de la mujer es embellecer la oficina y la formación de un grupo de cónyuges potenciales para los empleados de sexo masculino. Y, las largas jornadas laborales hacen que sea difícil recoger a los niños de la escuela.

Incluso si las  reglas de la compañía dicen que el horario flexible se permite, a los que trabajan desde casa se los ve como no comprometidos con el equipo. Los empleados tienen que  dar la cara antes de las 9 de la mañana, por lo general después de un largo viaje en un tren. El personal está también bajo presión para quedarse hasta tarde, independientemente de si tienen trabajo que hacer: casi el 80% de los hombres japoneses llega a su casa después de las 7pm. Los sueldos básicos son bajos con lo cual los asalariados deben llenar los paquetes de pago, poniendo cantidades heroicas de las horas extras.

Además, las madres que trabajan no reciben ayuda en el hogar por parte de sus maridos. En Japón las madres dedican cuatro horas diarias de cuidado a los niños y tareas domésticas, esto es ocho veces más que sus cónyuges. Gracias a las leyes de inmigración restrictivas, no pueden contratar ayuda. Una madre japonesa que trabaja no puede patrocinar a una niñera extranjera para que tenga una visa, aunque no es difícil para el dueño de un club conseguir visas para jóvenes filipinas en faldas cortas. Eso dice algo sobre las prioridades de los legisladores japoneses. Y ayuda a explicar por qué las mujeres japonesas luchan por ascender en la carrera: sólo el 10% de los directivos japoneses son mujeres, frente al 46% en Estados Unidos.

Las empresas japonesas se cuidan de reciclar el papel, pero descuidan perder el talento femenino. Alrededor del 66% de las mujeres japonesas profesionales que dejan sus puestos de trabajo dicen que no lo habrían hecho si sus empleadores hubiesen permitido arreglos de trabajo flexibles. La gran mayoría (77%) de las mujeres que se ausentan del trabajo quieren regresar. Sin embargo, sólo el 43% encuentra un trabajo, en comparación con el 73% en Estados Unidos. De las que logran volver al trabajo, al 44% se les paga menos que antes, y el 40% tienen que aceptar una responsabilidad o cargo de menor prestigio. Goldman Sachs estima que si Japón hiciese un mejor uso de sus mujeres profesionales, añadiría 8.2 millones de cerebros a la fuerza de trabajo y expandiría la economía en un 15% – equivalente a dos veces el tamaño de la industria automotriz del país.

¿Qué puede hacerse? Para las mujeres japonesas, la mejor apuesta es trabajar para una empresa extranjera. Dos tercios de las mujeres con estudios universitarios japoneses ven a las empresas europeas o estadounidenses mas amigables que a las japonesas. Las empresas extranjeras en Japón (y del mismo modo en la sexista Corea del Sur) ven una gran cantidad de mujeres inteligentes infravaloradas y las contratan. Una mujer que pasó de un banco japonés a uno extranjero se maravillaba de que: «las mujeres de aquí tienen opiniones. Responden. Son directas. «

Las empresas japonesas tienen mucho que aprender de los gaijin. IBM Japón alienta a horarios flexibles. BMKK, la filial independiente japonesa de Bristol-Myers Squibb, una compañía farmacéutica, tiene un programa para ganarse nuevamente a las mujeres que han tomado la licencia por maternidad. ¿Por qué no hacen lo mismo las empresas nativas? Unas pocas, como Shiseido, una firma de cosméticos, se esfuerzan. Pero las concesiones aparentemente pequeñas de conciliación de la vida laboral/personal  pueden necesitar un gran cambio en la mentalidad empresarial local. Trabajar desde la casa debe ser fácil: todo el mundo tiene banda ancha. Pero los jefes japoneses no están acostumbrados a juzgar a la gente por su desempeño, suspira Yoko Ishikura, un experto en estrategia de negocios de la Universidad de Keio.

Las empresas que hacen el mejor uso del talento femenino a menudo son aquellas en las que las mujeres pueden encontrar patrocinadores. La mayoría de las mujeres entrevistadas para el estudio de la Sra. Hewlett y la Sra. Sherbin que consiguió volver al mercado laboral después de un descanso lo hizo porque un ‘patrocinador’ presionó para que puedan ser re-contratadas. Eiko, una de las mujeres entrevistadas, sintió la presión de sus colegas masculinos para que renunciara cuando se quedó embarazada y anunció que se iba a hacer un MBA. Su lúcido jefe se dio cuenta de que esto no era lo que realmente quería hacer. Él sugirió que pasara a trabajar a otra rama de la empresa con un ambiente más favorable. Eiko fue trasladada a Hong Kong, donde las mujeres profesionales son admiradas y las niñeras baratas.

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina