English version

Representación femenina en la justicia de Estados Unidos. Tres mujeres a cargo de la ley

Las juezas Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor

Por primera vez en la historia, hay tres magistradas en funciones al mismo tiempo en la Corte Suprema de Justicia de EU. Desde la creación del sistema judicial federal estadounidense, en 1789, solo cuatro mujeres han logrado pertenecer a su más alta corporación de justicia. Hoy, por primera vez en la historia de la Corte Suprema de Estados Unidos (EU), que tiene nueve integrantes, tres de esas mujeres se reúnen todos los días para marcar la pauta constitucional en temas álgidos para la sociedad estadounidense.

Ellas –Elena Kagan, Sonia Sotomayor y Ruth Bader Ginsburg– pasaron en su momento la aguda evaluación de todos los miembros del comité del Senado para su aprobación.

Ante el comité, cada palabra enunciada por las entonces tres juezas, cada decisión tomada en los procesos que les tocó atender y en las entrevistas que dieron a los medios de comunicación, fue escrutada y valorada para conocer su posición moral y filosófica.

Dos propuestas
En los dos últimos años la administración del presidente BaraCk Obama propuso dos nombres para ocupar las sillas de jueces que dejaban la Corte.

Cuando el presidente Obama propuso a Sonia Sotomayor, de 56 años, en mayo de 2009, uno de los rasgos de la candidata que más llamó la atención fue que era hija de un matrimonio puertorriqueño, nacida en el Bronx, Nueva York.

Fue confirmada en agosto de 2009, en una ceremonia en la que el segundo foco de atención lo ocupó Celina, la madre de Sotomayor. Ese día Sotomayor agradeció a su madre el apoyo, la motivación, y ser “la inspiración” de su vida.

En octubre pasado la revista Forbes seleccionó a Sonia Sotomayor como la mujer más poderosa dentro del ámbito hispano. La publicación destacó que la jueza Sotomayor tiene orígenes humildes, vivió durante mucho tiempo en un complejo de viviendas de interés social y que mantiene unos lazos fuertes con su familia de Puerto Rico, isla que visita regularmente.

Elena Kagan hizo historia al ser la segunda mujer propuesta por la actual administración para este tribunal, luego de Sonia Sotomayor. La más joven del grupo femenino fue confirmada en agosto de 2010 y tomó posesión de su puesto vitalicio el 1 de octubre pasado. Kagan se convirtió en la integrante número 112 de la Corte Suprema.

Durante la sesión en el comité del Senado, los cables de noticias informaron que los republicanos la criticaron por su supuesta ideología progresista, antes de su confirmación en el Senado, con una votación de 63 a favor y 37 en contra.

Nació en abril de 1960 en Nueva York. Se graduó en 1977 en la escuela secundaria Hunter, fue Summa cum laude en la Universidad de Princeton, en 1981, obtuvo un máster en la Universidad de Oxford, en 1983, y fue Magna cum laude en la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvard, en 1986.

Con una extensa trayectoria como abogada privada, representante legal de la Casa Blanca, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard, y abogada del Gobierno ante el Supremo, a Kagan le tocó reemplazar al juez liberal John Paul Stevens.

Junto con Sotomayor y Kagan está la jueza Ruth Joan Bader Ginsburg, nacida en 1933 en Brooklyn, Nueva York, quien desde 1993 ocupa un escaño en la Corte. Fue propuesta para el cargo por el presidente Bill Clinton y tiene en su hoja de vida haber sido nombrada por el presidente Jimmy Carter, en 1980, para el puesto de jueza de la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia. Hoy se la reconoce por su votación a favor del derecho al aborto y de los homosexuales, y en contra de la penal capital.

Una representación insuficiente
En 1981, la juez Sandra Day O’Connor rompió la tradición en la Corte Suprema de Estados Unidos (EU). Fue nominada por el presidente Ronald Reagan y al ser confirmada por el Senado se convirtió en la primera mujer en ser aceptada en la Corte de EU. O’Connor se jubiló en enero de 2006. Y aunque ahora hay tres juezas en la Corte, el propio Gobierno estadounidense reconoce que la representación femenina en la rama judicial de ese país es insuficiente.

Según un estudio publicado en 2010 sobre las mujeres en los tribunales de nivel federal y estatal en Estados Unidos, “la mujer compone solamente el 22% de todos los jueces federales y el 26% de todas las posiciones a nivel estatal”. El estudio fue preparado por el Centro para la Mujer en el Gobierno y la Sociedad Civil de la Universidad del Estado de Nueva York en Albany.

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina