English version

A mayor preparación, las mujeres son más cuestionadas

Las mexicanas ahora pueden acceder a más educación y por lo tanto a mejores empleos; sin embargo aún no pueden desprenderse de la idea de que ellas deben hacerse cargo del hogar, lo que las lleva a asumir una doble jornada de trabajo que repercute en su salud física y mental.

La doctora Cinthia Cruz del Castillo, académica del departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana (UI), realizó el estudio “Mujeres trabajando, ¿por amor o por independencia?”, en el que afirma que las mexicanas, más allá del grado académico, todavía ponderan la crianza y el cuidado de las y los hijos.

En declaraciones a Cimacnoticias, Cruz consideró que los resultados son un acercamiento para conocer cómo viven las mexicanas de esta generación (que están entre los 20 y 40 años de edad), y a quienes definió como “mujeres en transición”.

Debido a los cambios sociales e históricos –que las propias mujeres han empujado–, ahora algunas mexicanas tienen la posibilidad de adquirir un mayor grado académico, pero aún no pueden desprenderse del rol de género que las coloca como únicas responsables de los cuidados del hogar, por lo que deben mediar su vida entre ambas ideas.

La investigación realizada entre 100 mujeres con edad promedio de 40 años, arrojó que cuando ellas deciden no ejercer su labor de madres y sólo dedicarse a la academia son constantemente cuestionadas, “pues no se considera que puedan realizarse plenamente como mujeres”.

“Intentan realizar otras actividades, involucrarse en cuestiones culturales y políticas, sin embargo en la mayoría de los hogares mexicanos hay una presión cultural y familiar que cuestiona todo el tiempo porque no se es madre o cuidadora”.

A su vez, las mujeres que deciden ser madres y no abandonar su desempeño laboral y desarrollo académico se enfrentan a cargas más pesadas de trabajo y a cuestionamientos sobre si su labor de madre no es bien realizada.

De acuerdo con la investigadora, además de su empleo fuera del hogar, las mujeres deben regresar a su casa a realizar las labores domésticas y estar al pendiente de las y los hijos (actualmente tienen entre uno y dos hijos).

Se les pide que realicen ambas tareas de manera perfecta, lo que es prácticamente imposible. Cuando “fallan”, aunque sea mínimamente en alguno de los dos ámbitos, son inmediatamente cuestionadas, puntualizó Cruz.

Esta situación les genera culpabilidad y pensamientos constantes en los que ellas mismas cuestionan su desempeño, esto a la vez repercute en su autoestima.

Cinthia Cruz también señaló que por lo general presentan más elevados índices de ansiedad y estrés.

Sumado a ello, a decir de la también docente de la UI, su alimentación llega a ser deficiente “pues no tienen tiempo”, duermen poco “porque comúnmente se llevan los problemas a la cama”, lo que a la larga repercute en su salud física.

Añadió que en algunas ocasiones su empleo les brinda la oportunidad de poder pagar a alguien más que realice el trabajo domestico, pero generalmente es una mujer “por lo que volvemos a lo mismo: se cree que el cuidado del hogar es una labor propia y exclusiva de las mujeres”.

Las mujeres con mayor grado académico comúnmente establecen relaciones de pareja con hombres con las mismas características, y que tienen “cierta flexibilidad de pensamiento”, agregó.

Puntualizó que estos hombres “ayudan” en las labores domésticas y “piensan que son especiales porque apoyan a las mujeres”, pero el problema es que persiste la idea de que ellos deben solamente “ayudar”, cuando la realidad es que es responsabilidad de ambos.

Finalmente consideró que para lograr por completo la transición de pensamiento y de los roles de género se debe trabajar en la educación de las nuevas generaciones, para que se comprenda que “la casa no es responsabilidad de las mujeres”, y que tanto a niñas y niños se les deben asignen de manera indistinta actividades a realizar.

La investigación forma parte del libro “Mujeres en transición: reflexiones teórico-empíricas en torno a la sexualidad, la pareja y el género”, publicado por la UI.

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina