English version

En busca de más equilibrio, los empleados prefieren a las jefas

“¡Yo voto por él!”, sentenció rápidamente el ejecutivo. “Ella se casó hace poco y todavía está estudiando”, agregó buscando dirimir entre dos postulantes que se disputaban una misma promoción. “Acordate de que en algún momento yo también estuve casada y estudiando”, retrucó en ese entonces, hace unos años, su par y actual presidenta del grupo de Liberty Seguros, Susana Agustín. No por nada, según un informe del Centro Standard Bank Conciliación Familia y Empresa (ConFyE) del IAE Business School, los argentinos prefieren hoy tener jefas. Se trata de una opción fundamentada en el apoyo emocional que dan ellas a sus empleados y que suele marcar profundamente sus trayectorias profesionales. Según casi 1000 encuestados, cuando se consulto a los empleados sobre quien aporta un “excelente apoyo emocional” en el ámbito laboral, tanto ellos como ellas se volcaron mayoritariamente por sus jefas (un 47% los hombres y un 51% las mujeres). Por otro lado, los jefes recibieron adhesiones más bajas (un 44% de los hombres y un 37% de las mujeres).

En sintonía, los números en la argentina se replican en el mundo aunque con menores diferencias porcentuales entre géneros.

“Las mujeres son mejor vistas como ejemplos de conciliación entre vida familiar y trabajo, flexibilidad y contención”, estima Patricia Debeljuh, directora ejecutiva del ConFyE. “Se trata de características propias y positivas de liderazgo de la mujer”, agrega la especialista.

“Los hombres pueden también contar con esas capacidades, pero en las mujeres son innatas”, explica. En ese sentido, la experta supone que las mujeres son más aptas para “ponerse en el lugar del otro, tienen mayor sensibilidad para estar pendientes de los demás y sus problemas, y por eso tienen una gestión de liderazgo más cercana”.

Además, según el documento de ConFyE, tanto empleados como empleadas ven a las jefas como mejores modelos a seguir si se busca tener una trayectoria profesional o laboral equilibrada con la vida familiar. “Los líderes que tienen mejor resuelta su trayectoria están en mejores condiciones de apoyar las trayectorias de sus dirigidos”, analiza Debeljuh.

“Las mujeres de mi generación hemos corrido mucho”, explica Agustín, la número uno del Grupo Liberty, que arrancó su carrera como telefonista en una firma de seguros. Es además madre de una hija de 20 años que aún vive con ella.

“Siempre tuvimos una doble responsabilidad: ser madres presentes y no fallar en el trabajo –recuerda-. Sabemos que tiene que haber un momento para la vida personal y de familia, y por eso solemos tener una escucha más atenta y más abierta a estos problemas”.

“Creo que en realidad no es un tema de género –argumenta Victoria Meni Battaglia, directora de Legales para América del Sur de Dell-. En mi opinión todo depende del estilo de liderazgo que cada gerente tiene en función de las competencias que desarrolla y del equipo que lidera”. Battaglia es la madre de dos hijos.

“Yo he tenido muchos jefes y todos fueron muy comprensivos. Saben que cuando uno está comprometido da al máximo”, explica Meni Battaglia. La ejecutiva que pasó previamente por Kodak, Carrefour y Wallmart cuenta que una de las personas de su equipo fue mamá hace unos seis meses y que se reincorporó hace sólo una semana a la empresa tecnológica. “La idea es pedirle que sólo venga tres veces por semana y los otros días trabaje en forma remota desde su casa” cuenta.

“Yo volvería a elegir a una jefa”, dice, sin dudarlo, Diego Otero, padre de una beba de dos años y empleado en el área de Recursos Humanos de Philips argentina.

Desde 2010, y por primera vez, el área es liderada por Mercedes Belaustegui, una ejecutiva de 32 años, casi una década más joven que Otero. “Esa combinación de mujer y juventud es muy especial. Presenta un liderazgo positivo e integrador”, cuenta Otero.

Cuando le toco ser padre –afirma- obtuvo la “flexibilidad lógica” para acompañar a su mujer y  “la confianza para administrar los tiempos y trabajar según objetivos”. En tanto, según una encuesta de TNS Gallup, elaborada en el marco del Día Internacional de la Mujer que se celebro el jueves último, el 71% de los argentinos consultados afirma que la mujer tiene iguales oportunidades que el hombre en el mercado de trabajo. Esta visión, aclara la encuesta, crece más entre los hombres que entre las mujeres.

Sustento compartido

En sintonía, al preguntar si tanto marido como mujer deberían contribuir al ingreso del hogar, nueve de cada 10 consultados concuerdan que las cargas económicas deberían ser compartidas.

Sin embargo, otro relevamiento de la consultora Adecco entre directivos de 123 empresas locales afirma que las mujeres ocupan solo un 10% de los cargos directivos en tres de cada cuatro empresas. En tanto, el 15% de las compañías indicaron que ocupan entre 10 y 20% de estos cargos en el organigrama de la empresa.

“Se ven avances en lo referente a la equidad de género laboral, pero todavía hay un largo camino por recorrer”, sentencia Esther Parietti, directora de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de Adecco. “Es vital que el Estado garantice las políticas públicas necesarias y que cada vez más empresas promuevan acciones que favorezcan el trato equitativo”, completa.

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina