English version

En busca de un nuevo paradigma

Una vez que llegan a la cima, las mujeres ganan rápidamente visibilidad. Y aunque las CEO, en rigor de verdad, no son tantas (representan entre el 1 y el 2% en el mundo), sí hay que reconocer que es mucha la presencia femenina en puestos importantes o de gerencia intermedia. Como cuento en mi libro, fueron las jefas las que lideraron la debacle económica de 2001: ellas tuvieron respuestas frente a la crisis, aportaron ese diferencial que dan las mujeres a partir de su capacidad de adaptación, les pusieron el cuerpo a las situaciones que debimos afrontar.

Lo interesante, en este sentido, son los dos tipos de liderazgo que empezaron a desprenderse a partir de esa circunstancia. Por un lado, continúan vigentes las jefas más rígidas, aquellas que llegan al poder y lo ejercen como hombres. Son las que se aferran a los mecanismos de control típicamente masculinos: no discuten, imponen; no comparten información, ocultan; no generan un clima de confianza porque son competitivas.

Las que, por el contrario, despliegan la potencia de lo femenino son aquellas líderes que abren el terreno a las voces diferentes, las que inspiran al resto de una manera horizontal, las que improvisan sin miedo y alimentan tanto el crecimiento propio como el ajeno. Es aquí donde, en mi opinión, reside lo más interesante del fenómeno: se trata de una política de gestos, de un nuevo paradigma que está empezando a construirse.

Estamos en la transición hacia ese tipo de liderazgo que despliega la potencia de lo femenino, más allá de que quien lo ejerza sea un hombre o una mujer.

La mayoría de las mujeres que yo entrevisté en 2009 para mi libro Las Jefas aún lideraban con energía masculina y en consecuencia no les cambiaron la vida a los demás: se la cambiaron a sí mismas. Mi esperanza es que las nuevas líderes terminen de dar el paso, le abran la puerta al resto y fomenten políticas inclusivas.

Estamos pasando de un mundo de cazadores a otro de ecologistas; un mundo en el que las mujeres fueron sembrando en la sociedad los valores de su propia cultura, amasados primero en la vida privada y trasladados, luego, a la esfera pública. Obama, por citar un ejemplo, ejerce un liderazgo mucho más inspiracional y, en ese sentido, más «femenino» que su antecesor, George Bush.

Es ese cambio de clima de época. precisamente, el que le hace vaticinar al sociólogo Alain Touraine que los próximos 500 años serán de ellas.

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina