English version

La nueva mujer alfa

Después de que sus profesores de escritura la obviasen, las editoriales británicas se pelearon por el primer libro de Zadie Smith.

Adiós al modelo Thatcher. El poder en clave femenina se traduce en diálogo y trabajo en equipo, tanto en la oficina como en casa.
Tras perder las elecciones a la presidencia del Partido Socialdemócrata de Islandia, Jóhanna Sigurðardóttir no se desanimó: «Mi tiempo llegará». Quince años más tarde enderezó un país en bancarrota, nacionalizando bancos y denunciando a sus responsables. En plena crisis, la primera ministra islandesa afirmó que aún nos movíamos «en torno a la exaltación de las nociones más estereotipadas de la masculinidad», y que debía combatirse feminizando el poder. Más cercana en edad a la Dama de Hierro que a quienes proclamaban en Sol que «la revolución será feminista o no será» –una pancarta descolgada por los manifestantes–, Sigurðardóttir se ha liberado de los tópicos que rodean a las mujeres con poder, apostando por la cercanía y la humanidad, y defendiendo los logros con los que el Foro Económico Mundial confirma a su país como el más igualitario.

Sigurðardóttir encarna el ejemplo de que, como asegura la socióloga Kristen Springer, «nos enfrentamos a un nuevo momento de la sociedad, en el que las mujeres están haciéndolo mejor que los hombres». Si Springer habla en presente, ¿qué ocurría hasta ahora? La voz cantante la llevaba una mujer Alfa, de dura presencia física y con una inflexibilidad adoptada de los roles masculinos, tanto en el ámbito laboral como en el personal. Su máxima exponente, Margaret Thatcher fue implacable en sus decisiones de carácter tradicional y católico. Aunque hay que situarla en su época: fue primera ministra del Reino Unido, líder del Partido Conservador y la primera fémina en haber desempeñado ambos cargos. Era una mujer en un mundo de hombres.

«Muchas pioneras carecían de modelos femeninos en los que mirarse, y los que había no valían. El único patrón validado era el masculino, lo que daba prestigio era ser como un hombre… Valores femeninos como la debilidad o la emocionalidad han carecido de prestigio, había que ocultarlos por el miedo a ser tildada de débil y ser expulsada por ello», comenta Anna Freixas, catedrática de Psicología Evolutiva en la Universidad de Córdoba. El tiempo ha ido poniendo las cosas en su sitio y la llegada de cada vez más mujeres –pero aún no las suficientes– a los puestos directivos ha situado a cada género en su lugar. «Sin mujeres directivas ya es imposible ser competitivo», asegura Ursula Burns, presidenta y consejera delegada de Xerox. A lo que Freixa añade: «Nuestra tarea civilizadora no se produjo a golpe de “ordeno y mando”, sino que los vínculos son “nuestra especialidad” y, como en ese terreno nos movemos bien, sabemos que esas cualidades pueden ser útiles en el mundo público». Las estructuras jerárquicas se combaten con diálogo, y responden al individualismo y a la imposición trabajando en equipo. La historiadora Noemí de Haro lo corrobora: «En los grupos de investigación liderados por mujeres está comprobado que se reconoce la voz de todos los trabajadores, incluso la de los becarios. Y, además, se reconoce que sus proyectos son más innovadores y flexibles».

En el hogar, igualdad. «Muchos varones han modificado sus pensamientos y han reconocido el valor del hacer femenino en la consecución de metas de incuestionable valor político, social, económico y educativo. Además han aprendido a expresar sus emociones, lo que ha supuesto para ellos una liberación personal. Todo ello ha permitido que las mujeres pudieran desarrollar sus cualidades femeninas. De hecho, para las más jóvenes es inconcebible no expresar su feminidad en todos los ámbitos», según Freixa.

La escritora irlandesa Marian Keyes contaba en su libro Bajo el edredón, con enorme ironía, cómo su triunfo en la chick lit la transformó en cabeza de familia y relegó a su marido al puesto de amo de casa. De hecho, muchas de las nuevas mujeres Alfa viven a diario en esa situación; ellas son las que las que ingresan un sueldo mayor en la unidad familiar o son, directamente, las que llevan el dinero a casa. En España, concretamente, se calcula que casi el 10% de trabajadoras menores de 50 años cobra más que sus parejas o cónyuges, según datos de la última Encuesta de Fecundidad, Familia y Valores (CIS) y la tendencia va en aumento. «El dinero sigue siendo sinónimo de poder, aún no hemos acabado del todo con los estereotipos y los roles; pero aunque ellos puedan sentirse al principio algo avergonzados, desconcertados o en posición de inferioridad, yo creo que han aprendido, gracias a nosotras, a ver el hogar como un todo, donde todo se comparte», afirma Carmen Gandía, directiva en una multinacional. «Si nos comportamos como si fuera la norma», reflexionaba recientemente Marian Keyes, «quizá se convierta en la norma».

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina