English version

Lagarde: “con un ramillete de derechos humanos se acaba el feminicidio”

“Valiente, osada, hasta temeraria”, dijo Clara Coria, abriendo el juego en un Salón Dorado exultante de mujeres feministas, que vinieron a escuchar las palabras de la maestra. Mabel Burín recordó su acostumbrado “acto de pionerismo académico”. “Sos una maestra que nos desafía a cultivar el proceso de la vida”, dijo Coca Trillini. Y a esa altura estábamos muchas, sino todas, tratando de contener alguna lágrima, una tensión en la garganta, por lo hermoso de estar ahí todas juntas, con ella: Marcela Lagarde.
Luego la anfitriona, la diputada María Elena Naddeo, con una mirada más política recordó que Marcela instaló el concepto de feminicidio en México y la región y que su concepto de autonomía es “clave porque nos orienta a luchar contra el patriarcado”. Ella miraba, asentía, tomaba la mano de sus compañeras de panel y amigas de la vida. Fue el miércoles pasado en la Legislatura porteña; había sido declarada Huésped de Honor de la Ciudad de Buenos Aires.
Cuando le tocó el turno, hubo un silencio expectante. Y de pronto nos llenó con esa voz grave, imponente como un trueno por momentos y suave como el sol en otoño cuando la necesitamos. Y agradeció, claro que lo hizo. Dedicó largos minutos a agradecer a cada una de las mujeres que tenía allí cerca y había pedido que estuvieran en su homenaje. También agradeció a la ciudad: “para mí Buenos Aires es sus editoriales, que le dan un perfil humanista y feminista civilizatorio”.
Desde hacía unos minutos una mujer mayor, había ingresado, silenciosa por el centro del Salón Dorado de la Legislatura porteña, con las miradas mudas de las casi 300 personas que estaban presentes. Cuando la locutora la presentó, “Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo”, Marcela bajó del estrado y se acercó a abrazarla. El público aplaudió con emoción, entre sorprendido y admirado. Marcela contó que se habían conocido en España.
Para entonces, los planes quedaron a la deriva. No hubo tiempo para conferencia. Se abrieron las preguntas del público. Hubo dos. La primera sobre la violencia contra las mujeres. Entonces, Marcela habló, conceptualizó, aclaró. “Hay una enorme tolerancia social a la violencia hacia niñas y mujeres. La sociedad educa a los hombres a ser irascibles con las mujeres”. Recordó la Convención de Belém do Pará: “la violencia de género es producto de la desigualdad, es un método de control de las mujeres”. “A muchas mujeres se les violenta como castigo, como venganza, para causar daño. Yo sueño con un día en que en mi país hombres y mujeres salgamos a las plazas a decir basta a las violencias”. Y continuó: “Sabemos cómo erradicar la violencia, con más posibilidades de desarrollo para las mujeres, con más salud, con más educación”.  “Con un ramillete de derechos humanos se acaba el feminicidio”.
También a pedido del público habló del concepto de sororidad. ¿Dónde se incuba la enemistad entre mujeres? “En la cultura machista, misógina, en la desigualdad entre mujeres de acceso a bienes, a recursos”. “Hay que construir una identidad positiva de género, una identidad política para uqe podamos sentirnos semejantes. Qué sería de nosotras sin el apoyo de otras mujeres a lo largo de nuestras vidas”, dijo.
Definió: “Sororidad es una política feminista, un eje político del feminismo, que de forma explícita, racional asumimos algunas mujeres para relacionarnos con otras mujeres. Está basada en la ética feminista, en la empatía, hacer ejercicios de empatía ayuda”.
“Qué bueno que somos tan diferentes todas. Se imaginan que aburrido sería ser las idénticas, como dijo Celia Amorós, el patriarcado nos pretende idénticas”, continuó.  Y repasó  los principios de la ética entre mujeres:
  • Respeto a la dignidad de la otra
  • Respeto a la integridad de la otra
  • Respeto a la igualdad entre nosotras
  • Respeto a la libertad de ella y la mía
  • Hacer todo para que todas estemos cada vez con menos riesgos
“La sororidad pasa por hacer pactos muy concretos, hacer sinergias, sumarnos a lo que hacen las otras” resumió.
Entonces, llegamos al final. Un ramillete de mujeres se acercó para hablarle, agradecerle, invitarla, fotografiarse. Algunas habían venido desde muy lejos para escucharla. Desde La Pampa, Rosario o el tercer cordón del conurbano. Eran más de las nueve de la noche pero estaban iluminadas.

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina