English version

Networking de mujeres

Irene Colella

Escuché por primera vez la palabra networking, en 1992 cuando me reuní con Patricia Méndez Huergo y me contó sobre la NAFE (National Association of Female Executive). Establecida en 1972, NAFE es una organización de mujeres empresarias de  Estados Unidos que ofrece educación, capacitación, desarrollo de habilidades y trabajo en red para mujeres del mundo empresarial. En ese momento leí el material impreso, internet no había llegado y nuestro amigo google era una utopía. Era muy joven y no percibía aún su importancia ni cuales eran los objetivos concretos.  Sin embargo me interesó y me sumé al proyecto de Patricia de armar la primera red de mujeres ejecutivas de Argentina. Con el paso del tiempo, la palabra se hizo más popular, y yo comencé a indagar los temas de género y a entender el por qué es tan necesario el networking para las mujeres.

Networking, es una palabra del idioma inglés que se utiliza para referirse a las acciones concretas realizadas para insertarse, desarrollarse y circular por redes profesionales. Circular por estos ‘networks’ nos ayuda a comprender el sistema en el que estamos inmersas y en el cual trabajamos. El objetivo es brindar un espacio de  consejo, asesoría y respaldo, proveer información y feedback. La idea central del término es un grupo de respaldo profesional. Es una herramienta muy efectiva para el desarrollo profesional y laboral.

Un networking es la construcción y el cuidado de contactos personales, una técnica que da coo resultado el logro de objetivos personales, profesionales y/o corporativos. Consiste en desarrollar nuestra propia red de contactos personales y profesionales. Esta construcción es un proceso individual, aunque involucra a muchas personas. Es individual porque la decisión, energía, constancia y voluntad para desenvolverse activamente (que es requisito principal) tiene que ser personal. Además, es importante tener en claro cuál es el objetivo para nuestra carrera profesional y a partir de esto, definir qué tipo de redes necesito construir, a cuáles sería importante pertenecer, con cuánto capital social(1) cuento. Las redes nos permiten acceder a personas que nos interesan o que nos pueden interesar en el futuro.

Las redes de mujeres, además, tienen sus particularidades. En el difícil y competitivo mundo actual, son un activo importante a incorporar dentro de la vida, y más para las mujeres que entramos al mercado laboral un par de siglos después que los hombres. Los varones se desenvuelven históricamente – y por eso mismo con mucha mayor familiaridad- con esta modalidad. Muchas mujeres ya la han incorporado pero todavía necesitamos difundirla y potenciarla, para que la incorporemos como parte  habitual de nuestras actividades.

Una red de colegas o profesionales de diversas disciplinas dentro o fuera de la organización en donde actuamos permite el conocimiento de nuevas realidades, y en algunos casos, se convierte en factor exponencial para la apertura de nuevos campos de acción.

En los Emprendimientos y búsquedas laborales, las redes son más que vitales. Las estadísticas muestran que la mayor parte de los empleos se consiguen a través de contactos. También se ha estudiado que cuando estamos interesadas en contactar profesionalmente a personas que no conocemos buscamos la ayuda de nuestros conocidos y personas de confianza. Encontrar nuevos clientes o proveedores a través de un conocido es mucho más efectivo que hacerlo a ‘puerta fría’.

Pero, tener una red de contactos exige dedicación y relaciones de mutuo intercambio. Las mujeres siempre fuimos buenas trabajando en red para ayudar a otras personas. El punto es lograr redes para ayudarnos a crecer profesionalmente, redes de soporte para nosotras. Esto es fundamental. Este tipo de red exige no sólo compromiso sino también inversión. Inversión de tiempo y de dinero. Las mujeres necesitamos capacitarnos en aquello que no sabemos por lo menos, no para especializarnos pero, para saber de qué se trata.

En mi experiencia de más de 20 años trabajando en redes de mujeres (La Red de Mujeres Ejecutivas en Argentina y RedWIM en Latinoamérica y el Caribe) aprendí mucho. Pude observar que a las mujeres nos cuesta invertir económicamente para estar en una red. Estar en el mundo público, el del trabajo remunerado, exige que nos preparemos en varios aspectos e implica una inversión en nosotras mismas. Si no lo hacemos nosotras, ¿quién lo hará por nosotras?

El networking posibilita el intercambio de información, estrategias y planeamiento de carrera, el apoyo profesional, el empoderamiento y la posibilidad de mayor visibilidad. Es importante incorporar el verdadero sentido de una red, tanto formal como informal, para aprender y ejercitar: obtener diferente tipo de información, intercambiar favores o contactos y reducir situaciones de conflicto a través de compartir y recibir soporte frente a situaciones difíciles por las que atravesamos cotidianamente. Entender estos principios básicos lleva tiempo, ya que algunas relaciones no se establecen inmediatamente y en forma espontánea, sino que requieren persistencia, tiempo y esfuerzo. En nuestro país como en el resto de Latinoamérica, la formación de redes de mujeres es todavía muy nueva y debe enfrentarse a diversas reticencias.

Se puede trabajar en red, las mujeres podemos trabajar en red. El punto clave es no perder el objetivo de nuestro networking y que cada asociada lo tenga muy en claro también para no crearse falsas expectativas. Cada integrante debe contribuir desde sus potencialidades, pero no debe olvidar que no es solamente para beneficio individual, sino colectivo, para beneficio de todas.

Hay muchas experiencias exitosas a nivel local e internacional. A nivel de Latinoamérica y el Caribe, la RedWIMRed de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe en Gestión de Organizaciones, funciona desde 1999 y es un claro ejemplo de ‘buena práctica’ en networking.

El trabajo es arduo, pero señala una alternativa diferente para ir derribando los obstáculos que enfrentamos. Significa un paso más hacia la apertura y la posibilidad de crecimiento para las mujeres, desde una perspectiva más participativa. Creo profundamente que uno de los factores positivos del networking es apoyarnos para crecer, y que es una estrategia para achicar la brecha de género.

Una no sabe todo, pero sabe quién lo sabe, eso es clave. Y, tejer redes es el camino para lograrlo.

 

Irene Colella
Artista Irene Colella

(1) Robert Putman (1995) conceptualiza el capital social como los “mecanismos de la organización social, tales como las redes, normas, y la confianza social que facilita la coordinación y cooperación para beneficios mutuos”. En este mismo sentido, por ejemplo, Fukuyama (1995) la usó como sinónimo de relaciones, al señalar que “no sólo es importante lo que sabes, o lo que tienes, si no a quién conoces y quién te conoce.”

__________________________________________________________________

SOLANGE GRANDJEAN – Argentina
Coordinadora del Equipo Directivo redWIM. Diplomada en Estudios Interdisciplinarios de Género. Licenciada en Publicidad y Analista en Medios de Comunicación Social. Becaria de ‘Women in Management’, Universidad de Lulea, Suecia. Becaria del “Programa de Liderazgo para el Desarrollo Sostenible en el Mercosur”, CEADEL-ABDL y Fundación Kellogg. Coordinadora de Redes Sociales y TICs en UTEDYC. Especialista en comunicación, género y networking.

Compartir esta publicación: