English version

La condena para Sakineh Ashtiani ha sido suspendida, no anulada.

 El final del ramadán implica nuevos peligros para la joven azerí, amenazada de ejecución y sola. Hay que obtener su indulto. Ya no nos llegan noticias directas de Sakineh. Desde su supuesta confesión televisiva de mediados de agosto está en el calabozo, incomunicada, sin lazos con el mundo exterior, sin contacto con su abogado, sin visitas de su familia. Amenazada de lapidación y sola. Con una condena ejecutable en cualquier momento sobre su cabeza. Y sola. Afortunados aquellos que se sienten capaces de decirnos, sin más, tan tranquilos, henchidos de la reconfortante seguridad de los espíritus fuertes, que la amenaza se ha alejado, que los iraníes ya no se atreverán, que la ejecución no tendrá lugar. Su antiguo abogado, Mostafaei, no está tan convencido. Su nuevo abogado, Houtan Kian, no está tan convencido. Armin Arefi y yo, en La Règle du Jeu, no estamos tan convencidos. Solo hay una cosa segura: la lapidación ha sido suspendida, no anulada. Y nuestros amigos, esos blogueros iraníes defensores de los derechos humanos con los que estamos en contacto en Teherán y con quienes cruzamos información, están todos de acuerdo en un punto: el final del ramadán es la hora de todos los peligros, la hora a partir de la cual lo peor será posible en todo momento.

Noticias de Sakineh. Es su hijo Sajjad quien me las da. Su voz al teléfono resulta conmovedora. Su combate, tal y como lo expone, trágico. Este muchacho perdió a su padre, que fue asesinado. Ahora intenta salvar a su madre, acusada de ser cómplice de ese asesinato. Él mismo, al hablar conmigo y al desear que esta información sea difundida por la prensa, corre todos los riesgos. Pero para él está claro: su madre es inocente. Absoluta y completamente inocente. No ha tenido que «perdonarla», como han dicho algunos periodistas demasiado apresurados, pues ella no ha cometido ningún crimen. Ni siquiera tiene que «defenderla», hasta tal punto las acusaciones de las que es objeto son -explica él- inventadas de cabo a rabo, absurdas. Es solo un muchacho de 22 años, revisor de autobús en Tabriz, la ciudad en la que su madre espera su ejecución, que cuenta cómo los jueces iraníes han llegado hoy mismo, día de nuestra conversación, hasta allanar el bufete de su abogado para robar el expediente judicial que, a continuación, podrán trucar y amañar a su antojo.

Noticias de Sakineh. Esta vez es Armin Arefi quien habla con Sajjad y luego con el abogado Houtan Kian. En La Règle du Jeu nos hacemos eco de sus informaciones. Al parecer, Sakineh ha sido condenada a otros 99 latigazos. La flagelación habría tenido lugar seguramente el 30 o el 31 de agosto. Dos de sus codetenidas, condenadas a penas más leves y liberadas el viernes de la semana pasada, 3 de septiembre, dieron sus testimonios antes de que esta nueva condena y su ejecución fueran confirmadas, respectivamente, por el juez de la prisión de Tabriz y por un empleado del tribunal. ¿Y por qué esta nueva monstruosidad? A causa de la sombría historia de una foto de Sakineh con el rostro descubierto que ha publicado la prensa inglesa y que, según parece, es en sí misma una ofensa a la sharía. Digo «sombría historia» porque no es seguro que la foto sea suya. Su hijo, Sajjad, es tajante cuando asegura que no es ella quien aparece en la fotografía. Pero así va esta justicia a la que calificaríamos de ubuesca si no fuese, antes que nada, bárbara: si no eres tú, será tu hermana; el látigo, pues, antes de las piedras; el cuerpo lacerado, sangrante, antes del rostro reducido a una masa informe. Toda la máquina estatal, toda la horda fanática en pos de esta joven azerí de 43 años, casi analfabeta, que, muy a su pesar, se está convirtiendo en un símbolo.

Noticias de Sakineh. La ola de apoyo que crece. La cólera, la rabia impotente, el horror, en un número creciente de cabezas y corazones. Sajjad escribió a Federico Lombardi a la Secretaría de Estado del Vaticano. Tras la declaración de Nicolas Sarkozy, que afirmó que Sakineh Mohammadi Ashtiani es responsabilidad de Francia, yo mismo lancé un llamamiento a la opinión pública española a través de EL PAÍS. El 6 de septiembre, las «divisiones» del Vaticano entraron en la batalla. España se compromete al más alto nivel. En Estados Unidos, y gracias en particular a The Huffington Post, el movimiento se extiende por todas las capas de la opinión pública. Y la petición de La Règle du Jeu se acerca a las 100.000 firmas. ¿De qué sirve una petición? ¿Y las piedras, son solubles en la tinta de los nombres propios? Evidentemente, no. Pero Sakineh no tiene nada más. Sakineh solo cuenta con las conciencias indignadas de las mujeres y los hombres de los países libres. Su hijo lo repite una y otra vez: «Sin vosotros, sin esos nombres, sin esas decenas de miles de internautas que cliquean en su PC para expresar su solidaridad, mi madre ya estaría muerta».

Noticias de Sakineh. Mi amigo Bernard Kouchner, al que, después de todo, sus funciones ministeriales no le han cambiado tanto, recibe conmigo a Mohammed Mostafaei, el antiguo abogado de Sakineh. Kouchner reitera el compromiso de Francia. Lo mismo que Sarkozy, insiste en el hecho de que hará del caso de esta joven mujer un asunto personal. Pregunta, se informa, entra en detalles, intenta comprender febrilmente: ¿cómo actuar?, ¿a quién dirigirse?, ¿exactamente, quién tiene el poder de indultar? ¿Cuántos indultos había obtenido él, Mostafaei, antes de su exilio forzoso? Respuesta: solo el guía supremo, el ayatolá Jamenei, tiene el poder de indultar. Respuesta: él, Mostafaei, obtuvo diez indultos en los últimos seis años (y, al parecer, también tres negativas inflexibles). Hay que salvar a Sakineh. Manteniendo la presión, o incluso acentuándola, hay que obtener el indulto para Sakineh.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Noticias/Sakineh/elpepusocdgm/20100912elpdmgpan_1/Tes

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina