English version

OPINIÓN – Para la Igualdad de Género nunca parece ser 'el momento'

Desde hace demasiado tiempo la respuesta a las principales reivindicaciones feministas es la de ‘no es el momento’. Este latiguillo se ha ido convirtiendo en algo habitual en la práctica política, en la económica y en la acción social. A través del ‘uso y costumbre’ se ha ido predeterminando esta percepción de que siempre hay algo más importante o más urgente que acometer y que si sabemos ser pacientes alcanzaremos el futuro prometido.

La irresponsabilidad, de quienes siguen utilizando este subterfugio con la pretensión de suavizar las propuestas-protestas ‘impacientes’, es tal, que con su acción están sentenciando a la sociedad a un futuro más desequilibrado, misógino e insostenible que el presente. La decisión de mantener en suspenso reformas que sabemos pueden facilitar avances significativos en igualdad pone en evidencia la debilidad de los compromisos institucionales con la igualdad real.

Ya ocurrió en la Revolución Francesa: ‘no fue el momento’ para hacer efectiva la vindicación de los derechos de las mujeres. Desde entonces, ni las mujeres ni la igualdad han sido nunca una prioridad política. Da igual lo que se haya dicho en los discursos politicos, en las declaraciones oficiales y en los programas aprobados. La evidencia de hechos y cifras nos revela el orden de importancia real que se le da a la igualdad.

En el ámbito internacional, se ha constatado a través del seguimiento de los ODM que la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres es el objetivo que menos ha progresado. El dato más espeluznante: menos de un tercio de los 171 países que integran Naciones Unidas, han conseguido que haya el mismo número de niñas que de niños en la escuela.

Es una cuestión de sentido común: los problemas que ocasiona la desigualdad existente no se arreglan con soluciones técnicas ni con ‘acciones parche o limosna’, sino con importantes cambios culturales y de conducta que se han de impulsar desde las politicas públicas, hoy, en el presente. En este momento, en el que los gobiernos están abducidos por la necesidad de reactivar el crecimiento y desarrollo, se olvidan que la igualdad de género es imprescindible para sentar las bases de otro modelo de desarrollo. Por eso, sí, precisamente ahora es necesario incluir en la agenda política la igualdad y actuar en consecuencia, otorgándole un lugar de preeminencia también en la distribución presupuestaria. Por coherencia, por responsabilidad, por justicia social, por sostenibilidad humana.

Pero el sentido común no existe en las estructuras patriarcales y la tendencia actual es de retroceso, por muchas pantallas que pretendan nublar las evidencias. Y además, la persistencia de las desigualdades se atisba que va para largo, con los efectos perversos que tendrán gran parte de las políticas aprobadas como respuesta a la crisis.

En España, sin ir más lejos, la decisión de suspender la ampliación del permiso de paternidad a 4 semanas que estaba prevista para el 2011, representa un quiebro importante. La excusa es ahorrar los 200 millones de euros que representaría la ampliación. Un importe insignificante cuando se compara con otras partidas presupuestarias no orientadas a la igualdad. Y más insignificante aún cuando se tiene en cuenta el analisis coste – beneficio de tal medida. ¿Dónde ha quedado el criterio de la rentabilidad social? ¿y la coherencia con la igualdad proclamada por ley? Porque el permiso de paternidad, aprobado por la Ley de Igualdad (Ley 3/2007), ha sido la medida más efectiva para la corresponsabilidad (desde su existencia se lo tomaron aproximadamente el 80% de los hombres con derecho), y la más reclamada y aceptada por la población (según el Barómetro del CIS de Marzo de 2010, el 88,7% de las mujeres y el 88,5% de los hombres españoles se muestra muy de acuerdo o bastante de acuerdo).

No es de extrañar que ante la inconsistencia de dicha excusa, se haya calificado esta decisión del gobierno de España como un atentado contra la democracia y la igualdad entre mujeres y hombres

Identificados los síntomas que afloran en la situación actual, el diagnóstico es inaplazable: hay una falta de transparencia y coherencia en todo lo que se relaciona con el avance en igualdad. Algo que ya denunciaba UNIFEM en la presentación del informe ¿ quién responde a las mujeres ?

Compartir esta publicación:

Aída Hernández Rua

Las redes sociales y las plataformas online nos invitan a estar abiertas al cambio, a nuevas propuestas y proyectos, de cómo producir medios online, acompañado del discurso de género.¨

Barranquilla, Colombia

Mariana Gaba

En el contexto actual de COVID-19, los varones se están dando cuenta de cuanto es el trabajo doméstico y lo importante que es. Es una buena oportunidad para ver qué van a hacer las organizaciones ahora, porque la nueva normalidad es una invitación a relfexionar.

Argentina/ Santiago. Chile

Silvia Salinas Mulder

La inteligencia artificial puede contribuir a eliminar o a acortar las foras de discriminación y las brechas de género en las empresas (mientras nosotras/os nos deconstruimos.

La Paz, Bolivia

María Eugenia Romero

Hay un gran potencial de las mujeres en los estados, que con capacitación y solidaridad de las otras puede despegar.

D.F., México

Fabiola Amariles

La teoría feminista le agrega a la disciplina de la evaluación elementos como por
ejemplo examinar los asuntos del poder, ver cuáles son las transformaciones que se
deben hacer.

Cali, Colombia

Martha Lanza Meneses

Asumir una actitud interpeladora, es cuestionar el concepto del ‘desarrollo’ que tiene
un marco estructural muy arraigado, presentar alternativas al desarrollo re-pensando
la relación del ser humano con el planeta, la reproducción de la vida y las
cosmovisiones de las mujeres.

La Paz, Bolivia

Lidia Heller

El concepto de ‘empoderamiento’ viene y surge del feminismo.

Buenos Aires, Argentina

Alma Hernández

La redWIM es un espacio ideal para aprovechar oportunidades y demostrar que
unidas, nosotras las mujeres, podemos lograr un mundo más equitativo.

La Habana, Cuba.

Sara Ortíz Cantú

RedWIM es un espacio de convergencia, donde exponemos y compartimos, ideas,
proyectos, experiencia, conocimientos y generamos confianza, con el objetivo de
apoyar el desarrollo de las ujeres en gestión de organizaciones.

Guadalajara, México

Alicia Arias

Para mi la redWIM constituye un espacio de encuentro, en el que todas podemos aprender a trabajar conjuntamente para lograr nuestros proyectos.

Quito, Ecuador.

Adriana Alonso Rozo

La RedWIM es inspiración para trabajar por la equidad de género. Para hacer un mundo más sostenible con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres.

Medellín, Colombia.

Solange Grandjean

Hay que ser conscientes de que el networking es un concepto exponencial y que una red lleva tiempo y responsabilidad y, se va desarrollando a lo largo de los años.

Buenos Aires, Argentina